BAYER: De la estrategia a la práctica CI

¡El desafío era claro! Se necesitaba optimizar la agilidad y la innovación. Así surgió +Simple como un programa de Change Management para toda la Región Cono Sur y no como una mera campaña de comunicación limitada en el tiempo. Y lo más importante: desde su lanzamiento contó con el apoyo de Alta Dirección, impulsando el desafío al status quo y la actitud de liderazgo para proponer mejoras y darles continuidad.

El concepto sobre el que se trabajó fue “Simplicidad vs. Complejidad”. Tomando el slogan de Bayer («Si es Bayer, es bueno») se definió la bajada “Todo puede hacerse de dos modos, simple o complejo. Más simple, es mejor”.

Inicialmente fue importante posicionar esta dualidad en la mente de los colaboradores. A mediano plazo fue imprescindible suscitar la motivación de los equipos, mostrando que la simplificación de procesos dependía de cada persona. Y, finalmente, a largo plazo el reto fue darle continuidad al programa para mantenerlo vivo.

Punto de partida

Se organizó un evento al que fue invitada toda la nómina y que involucró un encuentro en oficinas con réplicas en las plantas. Cada uno de estos eventos fue guiado por un conductor y liderado por el CEO junto a directores clave. Cada detalle fue aprovechado para transmitir el concepto, comenzando con una invitación en la que había que seguir un camino complejo para llegar al evento. Los facilitadores fueron llevando a las personas de un punto a otro hasta arribar al espacio final. Este detalle dio el pie al CEO para abrir el encuentro con la frase «¿Llegaron bien? ¿Fue un camino simple o más complejo de lo necesario?».

Influencers de valor añadido 

El programa contó desde sus inicios con un equipo de «Facilitadores Más Simple» que se transformaron en las personas responsables de mantener con vida el proyecto a través de workshops de trabajo. En  ellos se llevaron a cabo actividades lúdico-reflexivas de role playing para apelar a la espontaneidad y resolución inmediata, previo ejercicio de procesos a simplificar. Por ejemplo, un juego presentaba tarjetas de situaciones y tarjetas de géneros televisivos/teatrales. Siempre en equipo, se debía hacer una representación combinando ambas tarjetas (por ejemplo: situación + telenovela mexicana o western). Luego se discutía sobre el caso y se colocaba la tarjeta en una pizarra bajo una de las dos categorías: SER o NO SER (Más Simple).

Además, de la mano de este equipo de facilitadores, se logró publicar en los medios internos casos de «Más Simple» reales, que demostraban que lograr el cambio era posible.

Continuidad

Más adelante vino la campaña de refuerzo donde el desafío era insistir en el espíritu +Simple y los beneficios que trae en la calidad de vida laboral.

Sabemos que no hay nada más inspirador que observar a nuestros propios hijos e hijas. En la infancia no nos ponemos trabas a la hora de imaginar y crear libremente. Cuando los niños y niñas  juegan, cuando sueñan y crean mundos nuevos, no tienen más límites que los de su imaginación». Por eso, se realizó un evento con las familias para jugar, dibujar y ver películas. En ese contexto, los niños y niñas fueron filmados de dos en dos (para generar diálogo entre ellos) y, con la ayuda de un coach infantil, se les preguntó por algunas cosas de la vida diaria y otras de la vida laboral. A partir de ese material, se obtuvieron testimonios sobre qué es el trabajo, qué son los procesos y qué es la burocracia, desde una mirada inocente que posa la atención en lo importante, se sorprende con las pequeñas cosas y descubre a cada paso que si es más simple, es mejor.

Esa enseñanza por parte de los miembros más pequeños de la familia extendida de Bayer fue un paso más en la consolidación de una cultura más ágil, innovadora y simple.

Dejar un comentario